• ¿Cómo funcionan las flores de Bach?

    Posted on enero 24, 2017 by in Blog

    ¿Flores que calman los celos, la apatía, el pánico o la timidez? Efectivamente, las Flores de Bach se emplean para tratar situaciones emocionales complejas que, en muchos casos, pueden provocar la aparición de enfermedades crónicas. Si quieres conocer cómo funcionan estas flores y para qué se aplican algunas de las más conocidas, te invitamos a leer este post donde, basándonos en nuestra experiencia como terapeutas naturales y centro de acupuntura en Terrassa, te lo explicamos.

    Las Flores de Bach fueron descubiertas por Edward Bach entre los años 1926 y 1934 cuando investigaba la forma de tratar muchas enfermedades físicas que para él tenían un origen emocional. De hecho, uno de sus mayores logros fue darse cuenta de cómo aquellas personas que tenían un carácter similar o estaban atravesando situaciones emocionales parecidas, desarrollaban el mismo tipo de bacterias en su sistema digestivo. Esta premisa dio pie a la que se conocería como Terapia de las Emociones, la cual se basó en el uso de flores para restablecer el equilibrio emocional y el bienestar físico.

    ¿Cómo se utilizan?

    El primer paso para llevar a cabo una terapia con Flores de Bach es tener muy claro el problema a tratar ya que cada una de las 38 Flores de Bach se utiliza para abordar un problema emocional concreto. Vamos a mostrarte algunas de ellas:

    • Aspen: Para el miedo o la ansiedad de origen desconocido.
    • Cherry Plum: Para el miedo a perder el control y sufrir ataques de histeria.
    • Gentian: Para el desánimo y abatimiento tras un contratiempo.
    • Holly: Para ataques de odio, celos o envidia.
    • Larch: Para la falta de confianza.
    • Scleranthus: Para problemas de indecisión.
    • Wild Rose: Para situaciones de deriva, resignación y apatía.

    Una vez identificado el problema a tratar, existen diferentes formas de administrar las flores recetadas. Puede tomarse directamente la esencia de las flores desde el bote en el que vienen o colocando dos gotas bajo la lengua varias veces al día.

    También se pueden diluir en agua, una opción mucho más recomendable. Cuando se ingieren diluidas en agua, lo más adecuado es diluir dos o cuatro gotas en un vaso de agua que debe tomarse a sorbitos varias veces al día. Una vez pasados tres días, es necesario volver a preparar la mezcla si esta no se ha acabado. También hay quien las administra mediante pulverizador o las vierte en una bañera de agua tibia.

    Si quieres conocer más sobre esta terapia alternativa, acércate a Edén Salut donde te explicaremos con detalle cómo seguir un tratamiento con Flores de Bach en función de tus necesidades. Te aseguramos que se trata de una de las terapias más efectivas y beneficiosas para todo tipo de personas, incluidos bebés o ancianos.